Home : En Español : Hojas de Datos

Ejército Sur envia equipo de cirugía especializado a Honduras

By Maria Pinel | Oficina de Asuntos Públicos Fuerza de Tarea Conjunta-Bravo | Oct. 2, 2018

Tegucigalpa, Honduras —

Los pasillos ocupados, los recursos limitados, un sinfín de pacientes y las emergencias de traumas complejos son todas situaciones que el personal médico del Ejército puede encontrar en una zona de combate. El Hospital Escuela Universitario de Tegucigalpa, Honduras, tiene todas estas características, así como el personal que realiza tareas complejas con los recursos disponibles con éxito día tras día. Esta configuración proporciona el entorno controlado ideal para el entrenamiento de preparación y los intercambios de expertos en la materia.

La preparación es la máxima prioridad del Ejército. Para mejorar las capacidades de respuesta, la Central de Comando Regional de Salud desplegó un equipo de cirugía de trauma en Honduras, parte del área de operaciones del Ejército Sur de los EEUU, para llevar a cabo atención pre-hospitalaria, atención de trauma y trabajar codo a codo con cirujanos de la nación anfitriona del 11 al 25 de agosto en el hospital universitario. La misión preparó a 20 miembros del personal médico militar para operaciones a gran escala y proporcionó entrenamiento de primera mano en un ambiente de campo, utilizando recursos similares a los disponibles en las situaciones de combate.

El Hospital Escuela sirve como el principal hospital público en Honduras y los pacientes llegan diariamente a la sala de emergencias y a recibir servicios especializados. Actualmente es el único hospital en Honduras que atiende todas las especialidades, las 24 horas del día, los 365 días del año. Con miles de pacientes entrando y saliendo, y con espacio y recursos limitados, la mora quirúrgica y la demanda ortopédica es alta. El hospital también sirve como la principal instalación de entrenamiento para residentes médicos e internos que tienen que adaptarse a los desafíos del hospital.

“Hemos aprendido mucho de nuestros colegas hondureños. Vemos los milagros que  hacen todos los días con los recursos que tienen y realmente agregan perspectiva a lo que hacemos en los Estados Unidos, donde tenemos tantos suministros y la infraestructura es óptima," dijo el Coronel del Ejército de los EE. UU. Carlos Amaya, enfermero anestesista del Centro Médico William Beaumont.

El equipo conjunto y combinado, compuesto por médicos de combate, médicos de urgencias, especialistas en terapia ocupacional y cirujanos ortopédicos del Centro Médico del Ejército William Beaumont, el Centro Médico del Ejército Brooke, el Hospital Comunitario del Ejército de Evans y la Clínica de Salud del Ejército Munson, tuvo la oportunidad de aprender de sus contrapartes hondureñas y experimentar el ritmo rápido del hospital durante el ejercicio de dos semanas; mientras que también proporcionaron asistencia médica para aliviar la acumulación quirúrgica del país.

“Aprendemos cómo estar en un entorno con equipos limitados y suministros limitados, y aun así podemos realizar las cirugías. Se ocupan de casos muy complejos, pero siempre encuentran una forma de completarlos,” dijo el Mayor William Arroyo, cirujano ortopédico del Centro Médico del Ejército William Beaumont. "También estoy aquí con mi residente, así que le estoy enseñando en este entorno. Es una gran experiencia y hay mucho que aprender. Los médicos hondureños también son muy receptivos y les gusta la retroalimentación. Hablamos, tratamos de mejorar y ambas partes estamos aprendiendo."

Sala de emergencias: recursos e intuición.

El ritmo operacional en el hospital nunca disminuye. Con múltiples lesiones complejas y pacientes, el personal médico debe ser intuitivo y aprender a tomar decisiones clínicas para determinar el curso de acción adecuado. Los médicos deben pensar rápido y actuar incluso cuando no tienen toda la información.

"He visto más aquí en nueve días de lo que vería en dos meses en nuestro departamento de emergencias más ocupado," dijo el Teniente Coronel Shane Summers, Medicina de emergencia, Centro Médico del Ejército de Brooke. “Tomar decisiones con información incompleta es una de las habilidades más importantes que puede tener un médico de emergencias. Cuando despliegue no necesariamente voy a tener un radiólogo, por lo que es realmente importante para un médico de emergencias pueda interpretar una radiografía y poder tomar una decisión médica.”


Summers, que estaba sirviendo en la sala de emergencias y le estaba enseñando a sus médicos de combate cómo perfeccionar sus habilidades de toma de decisiones para emergencias, con atención quirúrgica avanzada en un entorno con recursos alternativos, mientras todos aprendían de los médicos hondureños sobre cómo lograr más con menos.

“En combate tienes recursos mínimos a la mano, así que tienes que arreglártelas con lo que tienes; eso es lo que nos han enseñado en esta instalación. Eso hemos aprendido de este lugar y estos médicos. Son rápidos y nos han enseñado unas cuantas cosas que no hubiera podido hacer en Estados Unidos," dijo el Sargento José Calderón, especialista en salud.

El personal médico del ejército tiene recursos ilimitados y la mejor configuración para practicar sus habilidades médicas en los Estados Unidos. Sin embargo, los soldados, aviadores e infantes de marina experimentarán traumas penetrantes en el campo, como heridas de bala, lesiones ortopédicas, fracturas abiertas o la necesidad de tubos torácicos en lugares donde estos productos y recursos no están disponibles.

"Hay pacientes en todas partes y es así todo el día. Podríamos estar allí arreglando una laceración compleja y luego un herida de bala rodaría por la puerta," dijo Summers. "Esta misión definitivamente ha impactado mi preparación médica y me siento mejor preparado para lidiar con pacientes con lesiones críticas".