NEWS | Dec. 17, 2013

Miembros de la Fuerza de Tarea Conjunta-Bravo socorren a victima de accidente vial

By Cap. de Fuerza Aérea de EE.UU. Zach Anderson Oficina de Relaciones Públicas de la Fuerza de Tarea Conjunta-Bravo

El pasado 11 de diciembre de 2013, cuatro miembros de la Fuerza de Tarea Conjunta-Bravo y un ciudadano hondureño socorrieron a un hombre herido en un accidente vial en las afueras de la Base Aérea Soto Cano.

El Cap. de Fuerza Aérea de EE.UU. Allen Bear, Sgto. Maestro de Fuerza Aérea de EE.UU. Michael Batres, Sgto. Administrativo del Ejército de EE.UU. John Fowler y Sgto. Administrativo del Ejército de EE.UU. Willie Price iban a bordo del taxi conducido por José Adalberto Mejía cuando presenciaron el choque entre un automóvil y una vaca que merodeaba por la carretera. El vehículo quedó con las llantas hacia arriba en la cuneta.

"Vimos cuando el vehículo impactó la vaca. Había mucho polvo, y José preguntó si podía orillarse y le dijimos que 'por supuesto, si, detente'," dijo Batres. "Tan pronto como detuvo el auto, todos salimos, José fue el primero en llegar al auto volteado y comenzó a hablar con el hombre atrapado adentro."

Al principio, los hombres estaban inseguros sobre si mover a la víctima, temiendo causarle mayor daño al hacerlo; pero el conductor, un ciudadano norteamericano y empleado contratista en la Base Aérea Soto Cano, continuó pidiéndoles que lo sacaran.

"Yo corrí hacia el lado izquierdo del vehículo y José corrió hasta el extremo derecho y así logramos sacarlos del carro para después cargarlo hasta el taxi," dijo Batres. "Lo pusimos dentro del taxi y entonces José se fue con él para conseguirle asistencia médica en Comayagua."

Después de que la víctima había sido evacuada de la escena, los cuatro miembros del servicio [militar] dirigieron su atención a garantizar la atención de los otros conductores en la carretera.
El cuerpo de la vaca yacía en una parte poco alumbrada de la carretera y los vehículos se aproximaban a alta velocidad. Los cuatro usaron sus teléfonos celulares como luces indicadoras y así alejaron a los conductores del lugar del accidente.

"Decidimos quedarnos y alejar a los vehículos de la escena del accidente," dijo Price. "Nos ofrecieron un aventón de regreso a la base, pero queríamos asegurarnos de que todos estuviesen a salvo y que nadie golpeara la vaca."

Bear contactó al Centro de Operaciones Conjunta de la Fuerza de Tarea Conjunta-Bravo para reportar el incidente, y pedir ayuda de las autoridades locales.

"Les hice saber sobre la situación, que todos estamos bien, y pedí que llamaran a la Policía de Honduras para que acordonaran el área y dirigieran el tráfico alrededor de la escena," dijo Bear.
Fowler dijo que nunca dudaron en parar para poder ayudar a la víctima.

"Es lo correcto," dijo Fowler. "Cuando uno ve un accidente así, y no hay nadie alrededor para ayudar, estamos obligados a detenernos y ayudar. Solamente es ser un buen samaritano y hacer lo correcto." Adalberto Mejía secundó ese pensamiento.

"Cuando vimos el accidente, no imparta si es un hondureño o un norteamericano el que está dentro del auto," dijo Mejía. "Es una persona la que está ahí. Teníamos que detenernos y ayudar."

El Teniente Coronel del Ejército de EE.UU. Alan McKewan, comandante del Batallón de Fuerzas del Ejército, se reunió con los cinco hombres hoy y expresó su gratitud por el acto desinteresado de ayudar a alguien en un apuro.

"Esto habla del carácter de nuestros miembros del servicio y la gente con la que trabajamos en la comunidad local," dijo McKewan. "Para muchas personas, detenerse a ayudar en la escena de un accidente es algo extraordinario, pero para un miembro del servicio simplemente es parte del trabajo, es lo que hacemos y es lo que se espera que hagamos. Hay un deseo de servir a los otros, y estos hombrees realmente demuestran esa naturaleza desinteresada. Les elogio por esas acciones."