NEWS | Feb. 11, 2014

La Fuerza de Tarea Conjunta-Bravo lleva a cabo ejercicio de recuperación de personal y aeronave

By Cap. de Fuereza Aérea de EE.UU, Zach Anderson Oficina de Relaciones Públicas de la Fuerza de Tarea Conjunta-Bravo

La primera señal de problemas apareció poco después de 1000 horas. Había pasado más de media hora desde la última comunicación con Warrior Two, un helicóptero Blackhawk UH-60 realizando un vuelo de entrenamiento de rutina, y ahora el personal del centro de operaciones del 1-228o Regimiento de Aviación de la Fuerza de Tarea Conjunta-Bravo estaba empezando a temer la peor. Esos temores se hicieron realidad minutos más tarde, cuando el centro de operaciones recibió una transmisión de emergencia confirmando lo impensable: nave caída.

Este fue el escenario que enfrentaban los miembros del 1-228º durante un ejercicio de recuperación de personal/equipo sin previo aviso llevado a cabo aquí, 04 de febrero. Para el ejercicio un UH-60 aterrizó en un área remota fuera de Soto Cano, simulando un avión derribado con víctimas y la amenaza de fuerzas hostiles en la zona. Dependía de los elementos del 1-228º, así como de toda la Fuerza de Tarea Conjunta-Bravo, para responder. El hecho de que el ejercicio era sin previo aviso le añade realismo al escenario.

"Es difícil comprobar si los sistemas funcionan si todos saben lo que está sucediendo", dijo el teniente coronel del Ejército de EE.UU. EJ Irvin, comandante del 1-228º regimiento de la aviación. "Comprobar nuestros sistemas cuando la gente no sabe lo que está por venir es una buena manera de averiguar dónde tenemos que esforzarnos más con el fin de estar al día con todo. Este ejercicio nos dio una gran oportunidad de hacer eso."

La operación de múltiples niveles requería que el 1-228º ejecutara una evacuación médica, la recuperación de aviones y varios otros procedimientos.

"Hay más que la recuperación de una aeronave en un escenario como este", dijo Irvin. "No estamos sólo ejecutando nuestros procedimientos de recuperación de los aviones derribados en el centro de operaciones tácticas, también estamos ejecutando la parte logística, el movimiento de cuerpos, el lado personal para la notificación de accidentes, conseguir los records de la aeronave para la estandarización de los procedimientos -- hay varios sistemas que entran en juego; con los cuales somos capaces de comprobar a través de un ejercicio como este".

El ejercicio incorpora un amplio esfuerzo de grupo de trabajo, incluyendo la coordinación con el escuadrón de Fuerzas de Seguridad Conjunta, el Centro de Operaciones Conjuntas, y varios otros elementos de toda la Fuerza de Tarea Conjunta-Bravo.

"Hay varias piezas, además la aviación ", dijo el teniente primero del Ejército de EE.UU. Brian Brady, un piloto de UH-60 asignado al 1-228º que desempeñó el papel de una de las víctimas en el ejercicio. "Las fuerzas de seguridad conjuntas llegaron primero a la escena para proporcionar seguridad, tenemos al Equipo de Recuperación de Nave Caída haciendo su evaluación, los Controladores de Tránsito Aéreo trabajando, y toda la gente detrás de escenas coordinando y trabajando juntos para hacer esta operación posible. Definitivamente es un evento que involucra a toda la Fuerza de Tarea."

Irvin dijo que el ejecutar el escenario de un avión derribado es un elemento importante para el 1-228º con el fin de mantener la eficiencia.

"Es un momento en el que queremos estar seguros de que somos competentes en nuestros simulacros de batalla. Hace un rato que no hacemos un simulacro de un avión derribado, y esto era algo que quería hacer para que pudiéramos comprobar y asegurar que estamos funcionando a toda potencia, de modo que en caso de que algo suceda, tenemos la capacidad de responder de manera oportuna," dijo Irvin.

Desde su perspectiva como "piloto derribado", Brady dijo que la ejecución del ejercicio fue tranquilizador.

"Fue genial ver cómo responde nuestra gente ", dijo Brady. "Es una buena sensación saber que si algo sale mal, puedo apretar un botón en mi radio y la ayuda estará en camino rápidamente."

Irvin dijo que, en general, estaba muy satisfecho con la forma en que su unidad respondió al ejercicio sin previo aviso, asimismo agradecido por cómo toda la Fuerza de Tarea trabajó en conjunto para apoyar la recuperación de la aeronave derribada y la tripulación.

"Estoy muy impresionado con lo rápido que todos respondieron al ejercicio", dijo Irvin. "Un ejercicio como este ayuda a reorientar todo el mundo acerca de por qué es importante ejecutar simulacros y ejercicios para asegurar que todos los sistemas son competentes. No importa a quién le sucede, cuando pasa algo como esto, todo se convierte en un esfuerzo colectivo de la Fuerza de Tarea Conjunta-Bravo para conseguir que esos individuos se recuperen y el equipo regrese a Soto Cano de manera segura".