NEWS | April 10, 2014

El 1-228vo regimiento de aviación ayuda a proteger de un incendio a una aldea

By Cap. de Guardia Nacional Aérea de EE.UU. Steven Stubbs Oficina de Relaciones Públicas de la Fuerza de Tarea Conjunta-Bravo

Mientras el sol se ponía en el cielo brumoso de la tarde, la Fuerza de Tarea Conjunta-Bravo recibió una llamada solicitando ayuda para apagar un incendio que amenazaba viviendas y el corte de una carretera que conduce a una aldea cerca de una zona montañosa de Comayagua, Honduras el 1 de abril de 2014.

El 1-228vo regimiento de la aviación rugió en acción y rápidamente se preparó para combatir el incendio, situado a unos 7 kilómetros al este de la Base Aérea Soto Cano, con el sistema de cubo de agua adjunto a un Blackhawk UH- 60 y un helicóptero Chinook CH- 47.

"Recibí la llamada a las 4:50 mientras realizaba un vuelo de entrenamiento en el circuito de tránsito", dijo el jefe del Ejército de EE.UU. Aaron Richards, un piloto instructor para el 1-228vo regimiento de la aviación. "Inmediatamente nos regresamos para recibir un breve reporte sobre la misión y echar combustible. A las 5:08 despegamos para combatir el incendio."

Uno de los problemas que los pilotos tuvieron que superar fue el tiempo limitado que tenían para combatir el incendio.

"Nuestro mayor obstáculo fue el corto período de tiempo antes de que cayera la noche", dijo el jefe del Ejército de EE.UU. Marcos Ulsh, un piloto instructor asignado a la Compañía Alfa, 1-228vo regimiento de la aviación. "La misión requiere una preparación muy rápida con el fin de obtener el mayor número de iteraciones terminadas. La Compañía Alfa hizo un gran trabajo al hacer de esta misión posible."

El cubo de agua (conocido popularmente como el "Bambi Bucket," nombre de la empresa que lo fabrica) para el UH- 60 puede cargar aproximadamente 500 galones de agua cuando está lleno, mientras que el CH-47 contiene cerca de 2,400 galones. En conjunto, ambos helicópteros realizaron 5 vueltas.

"Concentramos nuestros esfuerzos en la pequeña comunidad cerca de la falda del sendero y particularmente en unas casa que estaban a unas 200 yardas de la línea de fuego", dijo Richards. "En la hora que teníamos que centrar nuestros esfuerzos cerca de 6,180 galones de agua se dejaron caer sobre el fuego."

El 1-228vo entrena continuamente y califica a las tripulaciones aéreas a utilizar el sistema de cubo de agua para mantener su competencia en la realización de este tipo de misiones.

"Mi copiloto (Jefe del Ejército de EE.UU. Aaron Richards) y yo somos los instructores principales de este sistema y hemos llevado a cabo esta operación varias veces," dijo Ulsh. "Nada emociona más a un soldado que el saber que está haciendo algo para ayudar a servir y proteger a otra persona."

El teniente coronel del Ejército de EE.UU. EJ Irvin, comandante del 1-228vo regimiento de la aviación dijo que está orgulloso de cómo el regimiento respondió a los desafíos que presentó esta misión.

"Me siento orgulloso de tener los mejores aviadores, capaces de reaccionar ante cualquier contingencia y ejecutar las misiones más difíciles. Me alegro de que pudiéramos apoyar a Honduras y nuestra comunidad local con los recursos necesarios para salvar sus casas."