NEWS | Sept. 17, 2014

Ejercicio médico del Ejército de EE.UU. atiende a aldea en Honduras

By Cap. Steven Stubbs Oficina de Relaciones Públicas de la Fuerza de Tarea Conjunta-Bravo


Cientos de hombres, mujeres y niños de todas las edades acudieron en masa a la remota aldea de Río Plátano para recibir algo muy escaso en la región - cuidados médicos básicos. Algunos caminaron cinco horas por estrechos canales que serpentean por la selva ya que no existe infraestructura vial que conduzca hasta Río Plátano. Todos se reunieron alrededor de los dañados edificios, esperando pacientemente bajo el calor del sol de Honduras. Ahí estuvieron, esperando una sonrisa, una palabra amable, un toque sanador...esperando que alguien les atendiera.  

El Elemento Médico (MEDEL) de la Fuerza de Tarea Conjunta-Bravo se asoció con el Ministerio de Salud y Fuerzas Armadas de Honduras del 25 al 28 de agosto para ofrecer cuidados médicos básicos en el departamento de Gracias a Dios. Durante esta operación, conocida como Ejercicio de Entrenamiento para la Preparación Médica (MEDRETE), la Fuerza de Tarea Conjunta-Bravo, junto con el 1-228 Regimiento de Aviación y las Fuerzas de Seguridad Conjunta, transportaron suministros médicos, equipo, y personal al sitio seleccionado por el ministerio de Salud. Los médicos estadounidenses y hondureños brindaron atención médica, cuidados preventivos, cuidado dental y suministros farmacéuticos a personas que en su mayoría nunca han recibido atención médica.  

"El MEDRETE nos permite brindar servicios médicos y dentales a una población son recursos y servicios médicos limitados," dijo la Cap. del Ejército de EE.UU. Tarah Carned, enfermera de MEDEL. "Nuestros servicios no solo abarcaron la población de Río Plátano, siete comunidades cercanas a la zona también se beneficiaron. Muchos de los pacientes viajaron varias horas para poder recibir los cuidados que les brindamos."  
"La gente que vino desde Brus Laguna, viajó una hora en lancha para llegar al sitio del MEDRETE," dijo Tonela Wood, alcaldesa de Brus Laguna. "Es la única manera de venir aquí.
Una enfermera caminó una hora con sus pacientes desde una pequeña aldea llamada Nueva Jerusalén."  

Durante este MEDRETE, los doctores, dentistas, y demás profesionales médicos atendieron a 763 pacientes en el lapso de dos días y trataron una amplia variedad de malestares que se dan debido a las condiciones en que viven.   "Las infecciones y enfermedades son un reflejo de las condiciones en que viven," dijo Carnes. "La mayoría de la población no tiene electricidad ni agua potable y el área es insalubre. El aseo personal al igual que el lavado de ropa se hace en el océano donde los animales se asean y el paisaje está lleno de heces humanas y animales."  

Cada MEDRETE presenta su propio conjunto de desafíos únicos, de los cuales no es menos importante la instalación de una clínica funcional en un entorno extremadamente austero. El Elemento Médico de la Fuerza de Tarea Conjunta-Bravo utiliza estas oportunidades para ejercer su mando de misión expedicionaria y capacidades médicas al mismo tiempo que apoyan los esfuerzos del Ministerio de Salud de brindar atención médica a la población desatendida.    

El Dr. Wilmer Blucha, director de salud de Gracias a Dios, agradeció a la Fuerza de Tarea Conjunta-Bravo y a los equipos hondureños por sus esfuerzos médicos "porque sabemos que el apoyo del Gobierno central a esta zona es escaso. El proceso de entrega de Tegucigalpa es ineficiente y por eso hay escasez de suministros médicos en el centro de salud."   Muchos hombres de mediana edad sufren los efectos del síndrome de descompresión debido a años de bucear el océano en busca de mariscos.   "Estos individuos presentan parálisis, déficits neurológicos y músculo-esqueléticos, al igual que problemas pulmonares. Fue extremadamente triste porque esto ha afectado sus familias y expectativas de vida," agregó Carmes.  

Durante el MEDRETE, los profesionales de la medicina hondureños y estadounidenses llevaron a cabo clases para enseñarles a los pacientes sobre higiene, nutrición, y prácticas de cuidado dental preventivo. También brindaron chequeos de bienestar, medicamentos, cuidado dental, y practicaron procedimientos médicos menores conforme fuese necesario. En esta distante región, incluso el acceso a servicios médicos básicos es escaso.  

"Atendí a una señora que viajó más de dos horas en bote para recibir atención médica, y fue diagnosticada con presión arterial alta," dijo el Dr. Carlos Garay, uno de los doctores hondureños. "Tener hipertensión descontrolada y no tener acceso a los medicamentos apropiados la ponen en alto riesgo de sufrir una apoplejía. Si esta señora no hubiese hecho el viaje hasta Río Plátano, ella fácilmente podría haber sufrido una apoplejía y fallecido."  

Incluso después de un largo, fuerte día de trabajo, los que participan en los MEDRETE pueden decir que ven la gratitud de los pacientes a pesar de la barrera del idioma.   "Me he involucrado en varias misiones de MEDRETE antes y siempre me da una lección de humildad ver cuán amorosa y agradecida es la gente," dijo Carnes. "Eso pone en perspectiva cuan privilegiados somos al tener todas estas capacidades y recursos médicos en los Estados Unidos."  

El Elemento Médico de la Fuerza de Tarea Conjunta-Bravo ha llevado a cabo Ejercicios de Entrenamiento para la Preparación Médica desde Octubre de 1993 y ha atendido a casi 350,000 pacientes médicos, más de 69,000 pacientes dentales y más de 14,400 pacientes quirúrgicos en toda Centro América.