NEWS | Nov. 9, 2015

Comentario: Reflexiones del Nuevo Capellán Sobre la Excursión de Capilla 64

By Cap. Timothy L. Dahl Capellán de la Fuerza de Tarea Conjunta-Bravo

Mi introducción a la Capellanía de Soto Cano fue la Excursión de Capilla 64. Me pidieron que reflexionara sobre el evento, ya que fue mi primera y permítanme comenzar con decir lo humanizado que me siento. Estoy tan agradecido por todo lo que Dios me ha dado. La Excursión de la Capilla # 64 me hizo recordar lo bendecido que soy.  

Me humanizó la majestuosidad de la creación. Es tan hermosa. La vista desde la iglesia, sobre las montañas hacia el valle de abajo, me recordó lo bello, maravilloso e inspirador que puede ser la tierra que nos rodea. La vista por si sola saco palabras de agradecimiento que escapaban de mis labios, agradeciéndole a Dios por la oportunidad de servir en este lugar y en este tiempo.

Me humanizó la pobreza de la comunidad que me rodeaba. Las edificaciones, que bajo estándares de los Estados Unidos, no podría ser ni siquiera considerado como un caparazón, eran tan austeras. Los techos sostenidos por piedras y palos, sin ventanas, solo agujeros en las paredes de las casas. Algunos tenían suerte de tener puertas de madera.

La escuela, otro edificio sin verdadera estructura, aun así es utilizada para brindar educación a los niños de la aldea. Construcciones que jamás serían aprobadas en los Estados Unidos, se utilizan todos los días en la montaña.  No solo se rompía mi corazón por la gente de la Montaña, sino que la pobreza de mi propio corazón salió a la luz. Como doy por sentado mis condiciones de vida  de lujo (en comparación a las de aquella montaña). Como doy por sentado mi educación, mi vocación, el privilegio de servir a los hombres y mujeres de nuestras Fuerzas Armadas. En dar estas cosas por sentado, mi corazón se vuelve tan estéril y vacio como esas edificaciones sin terminar. Y así como esas edificaciones, puede ser también ocupado por grandes cosas cuando camino con agradecimiento.

Finalmente, me sentí humanizado por los hombres y mujeres de la Base Aérea Soto Cano. Seamos honestos, ¡esta fue una caminata difícil! Pero, aun así, vi soldados, pilotos, marineros e infantes de la marina hasta cargando múltiples bolsas en algunos casos. Vi determinación.  Vi un propósito en los ojos de estos hombres y mujeres que participaron en la excursión 64. Vi la creación de camaradería ante la adversidad de esta caminata en particular.

Me siento agradecido por aquellos comprometidos a servir. Le agradezco al Capellán Watson y al liderazgo excepcional que proporciono. Agradezco a la Sargento Proctor y todo el empeño que puso en organizar todo. El liderazgo del Capellán Berrios, quien se encargo del equipo de avanzada, guiando la invocación y traduciendo para nosotros al llegar a la cima de la montana. Al Especialista Vawters, y la coordinación que agrego al proceso previo. Y sobre todo, agradezco al equipo de Soto Cano quienes me dan algo a que aspirar durante mi asignación como capellán de esta instalación.  Su ejemplo me motiva, y estoy muy agradecido de haber sido parte de la Excursión de Capilla 64 a su lado.

Paz y Bendiciones,
Timothy L. Dahl, Capellán (Cap.)
Capellán del Comando, Base Aérea Soto Cano

La Capilla de Soto Cano ofrece oportunidades de fortalecimiento spiritual durante toda la semana y puede acomodar todas las religiones y congregaciones.
Los domingos ofrece Confesión Católica a las 8:45 a.m., Misa Católica  a las 9:15 a.m., desayuno a las 10:15 a.m. y Culto Protestante a las 1100 a.m.
Los martes ofrece "Almuerzo Devocional " a las 12 p.m.
Los miércoles son de Estudio Bíblico en español a las 12 p.m. y Estudio Bíblico Protestante a las 7 p.m.
Los jueves ofrece Estudio Bíblico para Mujeres Protestantes a las 6:30 p.m.
Los viernes ofrece cena y una película a las 6 p.m.