NEWS | Nov. 16, 2015

EE.UU Apoya Rotación de Tropas Hondureñas

By Cap. Christopher J. Mesnard Fuerza de Tarea Conjunta-Bravo, Oficina de Relaciones Publicas

Volando bajo por las montañas y sobre los llanos de Honduras, es fácil para alguien perderse sobre la belleza color esmeralda que va pasando, sin pensar en los conflictos que yacen abajo.

Durante la treceava iteración de la Operación CARAVANA, una operación de apoyo de los EE.UU. a las Fuerzas Armadas de Honduras, los miembros de la Fuerza de Tarea Conjunta-Bravo reflexionan sobre esta imagen, mientras brindan apoyo en capacidades aéreas para más de 300 militares hondureños que están en transición hacia y desde puestos operativos delanteros, en el departamento de Gracias a Dios, Honduras.  

Esta operación inició en octubre del 2014 como un esfuerzo coordinado entre la Embajada de los EE.UU. y la Fuerza Aérea de Honduras, para brindar libertad de movimiento a militares hondureños en áreas aisladas de los departamentos de Gracias a Dios, Colon y Olancho; y continúa todavía bajo su intención original, la cual es apoyar a Honduras en su batalla contra el narcotráfico y a las actividades criminales relacionadas con el tráfico de drogas.

Durante el primero de una misión de dos días, la tripulación aérea y las de apoyo terrestre movieron a las tropas hondureñas hacia y fuera de Puerto Castilla, donde está ubicada una pequeña instalación militar hondureña, en la costa norte del país. Alrededor, muchos soldados jóvenes cargaban colchonetas, sacos, y otros implementos para ser trasladados al campo.

Para crear una línea abierta de comunicación entre los miembros de la FTC-Bravo y miembros de las tropas hondureñas, el oficial de enlace de Honduras, el Tte. Cnel. Girón, supervisó la coordinación de terreno para las tropas y se mantuvo en contacto directo con el oficial táctico a cargo de la FTC-Bravo.

"Tenemos que hacer los relevos en aeronaves por lo inaccesible que es el área, y las tropas deben llevar su provisión con ellos," dijo Girón. "Así que el éxito está en la planeación. Por ejemplo, cuando el helicóptero carga la gasolina, como llevaran el tanque lleno necesitaran llevar menos carga, así que debemos coordinar y planificar para que durante el primer viaje las tropas lleven menos provisión; y, durante la segunda tanda el helicóptero llevara menos peso, menos gasolina, y podrán cargar mas."

Al subir las primeras tropas a los UH-60, la emoción subía en la base, y los miembros militares de los EE.UU. y Honduras, de prisa pero en orden, fueron subiendo las personas y el cargamento. Para cuando los primeros helicópteros despegaron, el siguiente grupo ya estaba alineado para su partida.

Los primeros hondureños en regresar de Puerto Castilla traían más que sus caras de emoción; traían también invaluable experiencia que ayudaría a mejorar los esfuerzos de Honduras para interrumpir el flujo de drogas.

Con el progreso del  movimiento de tropas hacia el segundo día y dentro de otra base hondureña, mejoró la fluidez, y aunque la segunda base era aun más remota que Puerto castilla, el proceso de subir y bajar a los soldados pareció ser mas fácil.

Una contribución clave al éxito de esta misión fue la integración de los soldados del ejército de los EE.UU. que pudiesen hablar español. Con personal a mano que pudiese hablar el idioma, los soldados hondureños pudieron responder mejor a las instrucciones al rededor de los helicópteros y se alistaron rápidamente para el transporte.
"Pudimos realizar esta operación en Gracias a Dios, con el apoyo de los helicópteros de la fuerza de tarea," dijo Girón. "La operación salió bien porque no tuvimos ningún inconveniente. Las condiciones climáticas afectaron un poco, pero pudimos cumplir con la misión."

Las misiones CARAVANA empezaron como una petición hecha por el gobierno de Honduras a los EE.UU., según Girón.

Durante la operación, explicó como las tropas hondureñas que apoyan esta misión reconocen la importancia de sus acciones. "Sabemos que las organizaciones del narco-trafico ya no pueden operar con tanta libertad como antes porque hay una mayor presencia militar en el área, así que vale la pena tener a las tropas allí."

Esta operación resalta el apoyo continuo del Comando Sur de los EE.UU. para Honduras en la lucha contra el tráfico de drogas, armas, dinero y personas, por toda la región.