NEWS | April 4, 2016

FTC-Bravo apoya esfuerzos Hondureños contra incendio

By Cap. Christopher Mesnard Fuerza de Tarea Conjunta-Bravo, Oficina de Relaciones Públicas

El 30 de marzo del 2016, un incendio cerca de la ciudad de Tela, Honduras mereció una reacción a gran escala de parte de las fuerzas Hondureñas, incluyendo al Cuerpo de Bomberos de Honduras, el Ejército y la Fuerza Aérea.

La respuesta inicial involucro capacidades por tierra además de aéreas trabajando juntas en el parque Nacional Jeanette Kawas para tratar de contener el incendio, sin embargo, dadas las condiciones de sequía, vientos cambiantes, y a la densa vegetación en la ubicación del incendio, el Presidente de Honduras, Juan Orlando Hernandez, solicito el apoyo de los EE.UU. para asistir en el esfuerzo para prevenir que el fuego continuara esparciéndose rápidamente por el parque, y se convirtiera en una amenaza potencial para las comunidades aledañas.

Las capacidades aéreas de la FTC-Bravo complementaron a los dos helicópteros UH-1N Huey  de la Fuerza Aérea de Honduras, comenzando el 31 de marzo, con los dispositivos Bambi Buckets para cargar agua desde la Laguna de Los Micos, hacia el fuego, y con capacidades de levantamiento, en caso de que fuese necesario retirar personal desde el lugar. 

Durante la operación, los elementos de comando y control de Honduras y los EE.UU. revisaron las observaciones de las fuerzas terrestres para determinar donde se necesitaba la mayor atención, debido a que para el 31 de marzo las llamas se habían convertido en tres incendios separados.

"El equipo, formado por personal y capacidades Hondureñas y de los EE.UU., realizo planificación en conjunto para evaluar la situación continuamente  y sincronizar una respuesta efectiva y combinada ante el incendio - trabajando como uno solo para rápidamente poder controlarlo y exterminar los múltiples incendios por el parque," dijo el Cnel. Rob Harman, Comandante de la FTC-Bravo.

Después de que la mayoría de esfuerzos concluyeran el 31 de marzo, quedaba solamente un incendio que se logró controlar por aquellos que se encontraban en tierra.

"Siempre es bueno poder utilizar nuestro entrenamiento y recursos cuando surge una verdadera necesidad," dijo el Suboficial Kyle Johnson, piloto del 1-228th Regimiento de Aviación. "No es seguido que podemos trabajar lado a lado con nuestros anfitriones Hondureños en una situación así, pero esta fue una oportunidad de poder trabajar juntos por un fin común y todos hicieron un excelente trabajo."

Ambos equipos suspendieron las operaciones de vuelo en la tarde del 31 de marzo, debido a que las condiciones para sobrevolar de noche podían ser potencialmente inseguras y reevaluarían la situación la mañana siguiente.

Al día siguiente, el equipo noto que uno de los incendios que ya había sido extinguido se había reavivado y tuvieron que orientar sus esfuerzos hacia dos incendios el 01 de abril.

"Cuando los hondureños enviaron sus helicópteros para evaluar los incendios, descubrieron que uno de los que apagaron el día anterior nuevamente estaba encendido," dijo el Tte. Cnel. Daniel Moore, comandante del 1-228 Regimiento de Aviación y oficial a cargo de la respuesta de las fuerzas estadounidenses.

"Rápidamente nos pusimos a trabajar y cargamos las aeronaves de combustible para enviarlas a combatir los dos incendios."

Tras una operación continua y una evaluación entre el Cnel. Barrientos, Jefe de la Fuerza Aérea, y el Tte. Cnel. Moore, concluyeron el 2 de abril que el incendio se había contenido al punto en el que el apoyo de los EE.UU. ya no era requerido.

"Es satisfactorio y gratificante saber que nuestros esfuerzos resultaron en una misión exitosa," dijo Johnson.

Durante el lapso de tres días el 1-228 Regimiento de Aviación descargó más de 390,000 galones de agua en el transcurso de 55 horas de vuelo, ganando el agradecimiento del Presidente Hernandez, el Embajador Nealon y oficiales de la comunidad local.