NEWS | May 6, 2016

Personal de la FTC-Bravo entrega alimentos y sonrisas a aldea de Honduras durante caminata con la capilla

By Cap. David Liapis Fuerza de Tarea Conjunta-Bravo, Oficina de Relaciones Publicas

Ciento cincuenta y ocho miembros civiles y militares de la Fuerza de Tarea Conjunta-Bravo, y bomberos voluntarios del área, hicieron un viaje de 7.4 millas para entregar 3,000 libras de comida a  172 familias de Montaña La Oki, una comunidad ubicada en las montañas al este de Comayagua, Honduras, durante la Caminata de la Capilla 67, el 30 de abril del 2016, para la cual, miembros de la comunidad de Soto cano donaron $3,150, que sirvieron para la compra de alimentos.

Adicionalmente a la tonelada y media de comida, la cual se distribuyó en 150 bolsas, con un peso de 20 libras cada una, armadas por voluntarios dos días previos al evento, muchos de los caminantes llevaron también dulces y juguetes para compartir con los niños de la aldea que se encuentra a 4,406 pies sobre el nivel del mar.

Durante la visita, los soldados tuvieron la oportunidad de ver a los niños realizar danzas folclóricas, jugar y entregar las bolsas de comida a los pobladores que viajaron desde las comunidades cercanas a caballo.

Un número limitado de individuos puede participar en este evento popular, debido a limitaciones de transporte, dejando a más de 30 personas en la lista de espera para esta caminata.

"El apoyo es absolutamente abrumador," dijo la Sargento del Ejército de los EE.UU.  Jessica Covello, asistente del capellán de la FTC-Bravo. "Es un gran sentimiento saber que el equipo de apoyo religioso puede ayudar a que tantos soldados puedan conectarse con la comunidad." 

Covello explicó que las caminatas de la capilla han crecido con los años y que, según personas que llevan mucho tiempo en Soto Cano, anteriormente asistían nada más un aproximado de 15 personas a cada caminata.

"Ahora con facilidad podríamos conseguir más de 200 participantes si el espacio lo permitiera," dijo Covello. "Estas caminatas se deben planificar con más de ocho semanas de anticipación para acomodar al gran número de personas que quieren ir."

Adicionalmente a empacar la comida y a realizar el evento, las Caminatas requieren desde transporte, hasta equipos de seguridad de Honduras y los EE.UU., apoyo del elemento médico, y un previo asesoramiento de seguridad que determina si el área es segura y el grado de dificultad de la caminata, basado en la distancia y terreno. También, se hace coordinación con otras directrices de la FTC-Bravo, Organizaciones No Gubernamentales y lideres locales.

"El personal de Operaciones Civiles-Militares de la FTC-Bravo juega un papel importante en la seleccion del lugar para las caminatas al facilitar reuniones de coordinación con el Programa Mundial de Alimentos para determinar los lugares con mayor necesidad," dijo el teniente Coronel del Ejercito Carlos Moya, director de OCM de la FTC-Bravo. "Una vez que el PMA establece las prioridades, el OCM y el personal de la capilla coordinan con los alcaldes y gobernadores locales para determinar el sitio especifico de cada evento. Todo es planeado, coordinado y ejecutado por medio de, y con la ayuda, de oficiales locales, en cada paso."

Las Caminatas de la Capilla se llevan a cabo desde el 2003, con el apoyo de la Capilla de la FTC-Bravo para un aproximado de seis cada año. Las caminatas están destinadas a brindar un espacio para que los soldados puedan interactuar con las comunidades locales y brindar apoyo a las aldeas aledañas que tengan necesidad.
Para muchos de los voluntarios, las caminatas son más que una oportunidad para contribuir con la misión de la FTC-Bravo, son también una oportunidad de brindar compasión y ayuda a los más necesitados.

"Los soldados no solo hacen ejercicio, sino que también tienen la oportunidad de mejorar su bienestar spiritual al ayudar a otros," dijo el Capitán del Ejercito de los EE.UU. Matthew Shaw, capitán de operaciones de batalla de la FTC-Bravo. "Es inspirador ver a tantos miembros de la comunidad de Soto Cano con tantos ánimos de ayudar, mejorando el espíritu con cada caminata. Eso encierra el lema de la FTC-Bravo de 'Un equipo - Una lucha.' "