NEWS | Jan. 7, 2008

Operaciones Cívico-Militares entrega sillas de ruedas en la Costa de la Mosquitia

By el Sargento Técnico Sonny Cohrs Relaciones Públicas, Fuerza de Tarea Conjunta Bravo

Un equipo de Operaciones Cívico-Militares de la Fuerza de Tarea Conjunta-Bravo entrego una donación de 100 sillas de ruedas a personas descapacitadas aquí el 28 de diciembre.

Las sillas de ruedas fueron donadas en aldeas apartadas a lo largo de la costa de la Mosquitia Hondureña. Misiones Ilimitadas, una organización sin fines de lucro y basada en Alabama, contacto a la Agencia Estadounidense para el Desarrollo Internacional (USAID) para coordinar la donación.

Misiones Ilimitadas transporto las sillas hasta la Base Aérea de Maxwell en Alabama de donde fueron enviadas a la Base Aérea de Charleston en Carolina del Sur para luego ser transportadas en una aeronave bajo el Programa Denton hacia la Base Aérea Soto Cano en Honduras.

De acuerdo con USAID, el Programa Denton permite a ciudadanos americanos y organizaciones privadas usar el espacio disponible en aeronaves militares para transportar ayuda humanitaria como ser ropa, comida, equipo médico, útiles y equipo escolar, equipo de agricultura y vehículos a países necesitados. En el año fiscal 2006, 576,000 libras de ayuda humanitaria fueron enviados a 12 países a través del Programa Denton.

"Esta organización en los Estados Unidos se avoco a las oficinas de USAID y dijeron que querían donar sillas de rueda a la gente de la Costa de la Mosquitia" dijo el Sargento Richard Blanton, un Sargento de Operaciones que inició las coordinaciones antes de que su asignación en Honduras concluyera en noviembre.

Para el Sargento Primera Clase, Julio Reyes, el nuevo representante de Asuntos Civiles, está ha sido su primera tarea en una operación cívico-militar. Sus esfuerzos en la coordinación y planificación de esta misión se vieron realizados con la entrega de las primeras 100 de 460 sillas a esta área y actualmente esta planificando la entrega del resto de las sillas directamente a las localidades necesitadas.

"Somos el enlace entre los militares y los misioneros para asegurarnos que lleguen donde tienen que llegar" dijo el Sargento Reyes. "Estas sillas de rueda son para los pescadores de langostas que perdieron la movilidad de sus piernas. Es muy importante para nosotros dejarles saber que estamos aquí para ayudarlos especialmente porque somos invitados en su país".

De acuerdo con el Sargento Reyes, el uso de dos helicópteros CH-47 del ejército para transportar las sillas de rueda fue mucho más fácil y rápido que las otras alternativas. Asumiendo que los misioneros tenían camiones que podían transportar la pesada carga a través de las carreteras rurales que tienen poco mantenimiento, este viaje habría tomado más de seis horas desde la Base Soto Cano.

Key Key, el Jefe Ejecutivo de Misiones Ilimitadas, dijo que aprecia el apoyo militar a su programa. Las sillas de rueda manuales, han sido construidas específicamente para personas que han perdido la movilidad de sus piernas por una razón u otra - ya sea polio, minas terrestres en lugares afectadas por la guerra o como en este caso, complicaciones por el buceo a lo largo de la Costa de la Mosquitia. Muchos pescadores de langosta han perdido el uso de sus piernas por los efectos del aeroembolismo mientras buceaban buscando su presa.

"Tenemos un taller que fabrica las sillas de ruedas" dijo el Sr. Key. "Son hechas por voluntarios a un costo de $250 por silla. Tenemos contactos en todas partes del mundo y muchos voluntarios para fabricarlas. Son muchas personas haciendo un poquito a la vez."

Este programa de fabricar sillas de ruedas ha sido llamado "El regalo de la movilidad" por el Sr. Key, quién dice que todos los voluntarios son como parientes de las abejas - todos trabajan para lograr un dulce producto" dijo.