NEWS | July 30, 2010

Esfuerzo conjunto salva vida de adolescente Hondureño

By Staff Sgt. Benjamin Rojek FTC-Bravo Oficina de Relaciones Publicas

Como en el libro de La Linterna Verde de Wonverine los héroes realizan hazañas sobrehumanas para salvar vidas.

Aunque no han sido dotados con poderes súper naturales, los esfuerzos extraordinarios realizados por el gobierno Hondureño, La Fuerza de Tarea Conjunta Bravo y La Fundación Ruth de Paz, salvaron recientemente la vida de un joven adolecente de 16 años.

El pasado 18 de Junio Eli Arévalo llevaba a cabo trabajos de construcción en su casa cuando tropezó con un cable de alta tensión sufriendo graves quemaduras eléctricas en un 100 por ciento de su cuerpo, recibió quemaduras de tercer grado en su pierna derecha.

De acuerdo a los doctores de El Elemento Médico, los pacientes que reciben quemaduras en un 60 por ciento de su cuerpo raramente sobreviven.

El paciente fue trasladado inmediatamente al Hospital Escuela de Tegucigalpa, para darle tratamiento a sus quemaduras. El personal del hospital hizo todo lo humanamente posible para estabilizar su pierna, su condición era aun delicada y por lo tanto tuvo una pediatra de cabecera por 24 horas, explico el Dr. Ricardo Avilés, Oficial de Enlace del Elemento Medico.

Aunque estaban tratando de mantenerlo en condicione estable los médicos que lo atendieron aconsejaron trasladar al joven hacia la ciudad de San Pedro Sula para luego ser transportado al hospital de Shriners en Boston, Estados Unidos quienes estaban dispuestos a recibir al joven.

"Hemos estado ayudando a niños con quemaduras (en Honduras) desde que la señora Paz, de origen estadounidense desde su hogar comenzó este proyecto hace aproximadamente 40 años," dijo Ms. Peggy Kipps, director ejecutivo de Ruth Paz Foundation. "El año pasado 56 niños fueron enviados a los Estados Unidos para recibir tratamiento médico."

"Todo esto no hubiese sido posible sin la intervención del Dr. Avilés," explico la Mayor Patricia Jaeckel Oficial de la Sala de Operaciones del Elemento Medico.

Si la vida de una persona está en riesgo como es el caso del joven Eli La Fuerza de Tarea Conjunta Bravo, hace todo lo humanamente posible para ayudar, recalco el Dr. Avilés

Mientras que el helicóptero aterrizaba en el aeropuerto de Tegucigalpa para transportar al joven a la ciudad de San Pedro Sula un tercer desafío se presento al haber obstáculos para la ambulancia que transportaría a Eli del hospital al aeropuerto de tocotín debido a la acumulación de tráfico en las calles de la ciudad, un viaje que duraría 20 minutos se retorno en casi una hora, sin embargo el joven Eli fue mantenido en condiciones estables.

Aunque, ahora Eli estaba listo para ser enviado a Boston, ahora el tiempo continuaba siendo un desafío. El plan original era de transportar a Eli a las 2 p.m. y se retraso hasta las 10 p.m.

"Trajimos sombrillas para cubrir a Eli y llevarlo al avión," dijo el Dr. Avilés.

Para las 11 p.m. de Junio 25, Eli estaba viajando hacia Boston. Aun Eli está en condiciones críticas y los médicos están tratando de salvarle la pierna.

La historia de Eli aun no ha terminado ni tampoco las misiones que realiza el personal médico. Trabajando mano a mano con el gobierno hondureño, hospitales y organizaciones sin fines de lucro, el Elemento Medico, El Regimiento de Aviación de 1-228th y todo el personal de La Fuerza de Tarea Conjunta Bravo están cosechando lazos de amistad y manteniendo las buenas relaciones, dijo Jaeckel.

"Por eso estamos aquí," dijo Jaeckel. "Las personas brindan su tiempo y su talento para beneficiar a otros. Es emocionante, dijo ella."

Es como una historia de superhéroes.