NEWS | Aug. 5, 2010

Personal médico estadounidense provee atención médica en Tegucigalpa

By 1st Lt. Jennifer Richard Oficina de Relaciones Publicas, Fuerza de Tarea Conjunta Bravo

Un joven de 13 años fue atropellado hace varios años por un autobús causándole daños internos que no le permitían orinar normalmente. Hoy, después de años de sufrimiento y gracias a la intervención de los cirujanos estadounidenses pudo nuevamente recuperar su salud y podrá llevar una vida normal y sana.

Este adolescente es uno de los 185 pacientes que han recibido atención médica gratuita de parte del personal médico militar estadounidense y hondureño, quienes han brindando asistencia cívica humanitaria en el área de urología, en el hospital Escuela de Tegucigalpa, Honduras, durante las semanas del 18 al 30 de julio.

El personal conformado por trece cirujanos y personal de apoyo provenientes del Centro Médico de la Armada de Brooke y El Centro Médico de Wilford Hall ambos pertenecientes al Centro Médico Militar de San Antonio en San Antonio, Texas y El Centro Médico de Madigan en Lewis McChord cerca de Tacoma, Wash, participaron en conjunto en la brigada con personal militar estadounidense del Elemento Medico de La Fuerza de Tarea Conjunta Bravo, cirujanos y médicos hondureños quienes atendieron cuidadosamente a niños como adultos.

Este es el catorceavo año que militares estadounidenses patrocinan brigadas medicas en el área de urología para ayudar a personas de escasos recursos económicos.

"Trajimos a nuestros mejores y más brillantes urólogos, realizaron operaciones muy complicadas," expreso el Capitán de la Armada Marcus Perkins quien estaba a cargo de la misión, los médicos trabajaron arduamente durante un periodo de catorce a dieciséis horas al día para poder satisfacer las necesidades de la comunidad de Tegucigalpa.

"Durante la brigada se presentaron casos difíciles que requerían largas horas de intervención médica por parte del personal involucrado, pero fue una experiencia positiva para ellos," recalco el Capitán Perkins.

"Fue muy emotivo servir a las personas de Tegucigalpa, son personas muy agradecidas," dijo el Capitán Perkins, "siempre que caminaba por los pasillos escuchaba í 'Gracias,' 'Gracias,' 'Gracias.' No puedo ni tan siquiera expresar con palabras todo el agradecimiento demostrado por parte de estas personas."

"Fue un placer colaborar en esta misión," expreso el Capt. Dwight Christensen, enfermero de la Fuerza de Tarea Conjunta Bravo y encargado de facilitar el equipo necesario para la ejecución de la brigada que atendió a la comunidad.

El personal médico militar estadounidense tiene planificado regresar a Tegucigalpa, para continuar con mas brigadas de asistencia humanitaria en el área de urología dijo el capitan Perkins.