ArticleCS - Article List

Fuerzas unidas mantienen operatividad, brindan servicios médicos

By Maria Pinel | Oficina de Asuntos Públicos, Fuerza de Tarea Conjunta-Bravo | Aug. 19, 2019

ATLANTIDA, Honduras —

Soldados con la Reserva del Ejército de EE. UU., asignados a la Fuerza de Tarea Conjunta-Bravo realizaron un Ejercicio de Entrenamiento de Preparación Médica con sus homólogos militares hondureños en el departamento de Atlántida, para proporcionar servicios médicos básicos en escuelas locales de las aldeas Frutera, Saladito y Boca del Toro, del 6 al 8 de agosto.

El equipo médico militar de los EE. UU. estaba compuesto por miembros del servicio que regresaran a los EE.UU. tras completar su asignación de nueve meses en la Base Aérea Soto Cano, y el personal entrante del 352 Hospital de Apoyo de Combate.

"Es imperativo que los equipos salgan juntos y tengan la oportunidad de mostrarles 'hey, así lo hicimos', y nutrirlos y darles una oportunidad en una construcción guiada donde no tengan que resolverlo después de que nos hemos ido,” dijo el Sargento de Primera Clase del Ejército de los Estados Unidos, Donald Barbato, suboficial a cargo de las operaciones para el ejercicio.

El concepto detrás de este tipo de composición es implementar la técnica de "asiento izquierdo, asiento derecho", para permitir que ambos equipos se superpongan y que la nueva unidad pueda aprender de la anterior. Este proceso permite que la unidad permanezca operativa a medida que el personal gira dentro y fuera.

“Tenemos la oportunidad de ver a numerosos pacientes y esto es fenomenal, especialmente desde el punto de vista del reservista. No hay otra manera real de lograr esto de otra manera. Como decimos el asiento izquierdo, asiento derecho; esto es lo que estoy haciendo, esto es lo que harás," dijo Barbato. "Realmente disfruté de tener una comprensión más amplia de la misión establecida, así como de tener la oportunidad de tratar con muchos de nuestros soldados y ser un mentor para algunos de ellos y guiarlos para darles una mejor comprensión del panorama general."

La Sargento del Ejército de EE. UU. Lashonda McDonald es la nueva suboficial a cargo de odontología del 352 y llegó a Honduras con grandes expectativas para el primer despliegue de su carrera militar.

“Quiero poder salir y ayudar tanto como sea posible, ensuciarme las manos y participar en misiones. Me gustaría poder trabajar junto a diferentes culturas y poder ayudarles,” dijo McDonald.

McDonald tuvo la oportunidad de trabajar con una dentista de la Fuerza Aérea hondureña y observar cómo operaba el proveedor dental anterior en un entorno de recursos limitados; interacciones que mejorarán su capacidad de preparación y despliegue, una prioridad para el Comando Sur de los EE. UU.

“Mi experiencia fue asombrosa. Poder tener la oportunidad de sentarme con la persona que se va y ver cómo manejan las cosas y cómo se supone que debe ir el flujo,” dijo la Sargento Mcdonald. "Estas misiones me dan la oportunidad de trabajar en un entorno en el que no tienes todo y esto me permitirá trabajar mejor porque sabré cómo trabajar sin eso."

La misión de tres días abarcó varios servicios diferentes, incluyendo odontología, salud pública, atención primaria y cirugía general en el Hospital Regional Atlántida.

Ofrecer cirugías generales para pacientes hondureños libera a los proveedores locales para tratar otros casos complejos, mientras que el equipo del Ejército de EE. UU. ayuda a aliviar el retraso quirúrgico de casos comunes como hernias y colecistectomías.

Los compromisos médicos son parte de la iniciativa Promesa Duradera del Comando Sur de los EE.UU.  y ayudan a la nación anfitriona al aumentar los esfuerzos de la Secretaria de Salud para brindar atención. La misión también brinda una oportunidad para que el personal militar hondureño y estadounidense fortalezca su asociación existente.

"La asociación con los hondureños es probablemente la parte que más disfruto," dijo Barbato al reflexionar sobre el término de su periodo en Honduras. "Ha sido una gran experiencia para mí en lo que respecta a las funciones de operaciones, mirando las asociaciones que desarrollamos y entendiendo mejor el alcance de lo que estamos haciendo aquí y cómo la medicina es parte de ello."

Estas oportunidades para prácticas y experiencias del mundo real hacen que la FTCB sea una tarea única y puede proporcionar lecciones valiosas y habilidades que los militares estadounidenses pueden aplicar a lo largo de su carrera militar.

“A través de este despliegue pude redefinir la relación de ser un proveedor que atiende a un paciente. Al entrar en mi vida y pedir ayuda, ellos me permiten utilizar mi talento y habilidades para ayudarlos," dijo la Especialista del Ejercito de los EE. UU. Young Won Ham, medicina preventiva de la FTCB. "Si nos esforzamos por maximizar siempre nuestro talento, realmente vale la pena todo nuestro tiempo y esfuerzo, y así es como nosotros en FTCB podemos desafiarnos a nosotros mismos."

Los esfuerzos combinados entre las tropas estadounidenses y sus homólogos hondureños brindaron servicios a 739 pacientes médicos, 207 pacientes dentales y 17 cirugías, y ayudaron al personal de la FTCB a mantener sus capacidades expedicionarias y preparación médica.

“La belleza de la atención médica es que la educación y la amabilidad son infinitas, y que un paciente sonría después de caminar dos días para llegar aquí realmente me hace sentir humilde. Este despliegue me enseñó mucho, y me enseñó a cómo valorarlos, y esto es algo que puedo llevar al siguiente paso y durante toda mi vida," dijo Ham.