ArticleCS - Article List

Kick for Nick: Un deseo que vive

By Maria Pinel | Oficina de Asuntos Públicos, Fuerza de Tarea Conjunta Bravo | Aug. 24, 2018

San Pedro Sula, Honduras —

En el corazón de un soldado se encuentran los verdaderos valores del Ejército; lealtad, deber, respeto, servicio desinteresado, honor, integridad y valentía.  El Cabo del Ejercito de los Estados Unidos Nicholas Madaras personificó los rasgos de un verdadero soldado y dejó un legado que sobrevive a su pérdida.

Madaras, oriundo de Wilton, Connecticut, se enlisto en el ejército tras completar sus estudios secundarios y fue asignado al 1er Batallón, 68 Regimiento, Equipo de Combate de la 3ra Brigada, 4ta División de Infantería durante la operación Libertad Iraquí.

Como un apasionado jugador de fútbol y entrenador juvenil, e inspirado en niños talentosos que improvisaban con latas para jugar en las calles de Irak, Madaras soñaba con compartir su pasión por el deporte donando balones de fútbol para que ellos jugaran. Mientras visitaba a sus padres durante sus vacaciones, les habló a ellos del entusiasmo con el que jugaban los niños y les pidió que le enviaran unas cuantas pelotas para distribuir a su regreso.

A los 19 años, un mes después de su permiso, Madaras murió en Baqubah cuando un explosivo improvisado detonó cerca de su patrulla el 3 de septiembre del 2006; terminando con su deseo de entregar los balones de fútbol a los niños con los que comparte risas el  mismo.

Aunque se perdió la presencia física de Madaras su iniciativa vive. Inspiró a sus padres y al Sr. Ken Dartley, un vecino de Wilton, a continuar su legado sin imaginar cómo la historia de este soldado podría tocar la vida de niños por todo el mundo. Juntos crearon la Fundación Kick for Nick, una organización que recolecta balones de fútbol y los dona a niños de escasos recursos y en condiciones de riesgo a nivel mundial en honor al Cabo Madaras, generando sonrisas, amistad y un recuerdo de buena voluntad con cada pelota.

Honduras es uno de los muchos países que recibe donaciones de Kick for Nick y las entrega con el apoyo de la oficina de Asuntos Civiles de la Fuerza de Tarea Conjunta Bravo. El equipo de Asuntos Civiles participa en múltiples programas de alcance comunitario en todo el país y América Central, utilizando estos compromisos como una oportunidad para entregar pelotas de fútbol en algunos de los lugares más austeros y remotos de la región.

"Asuntos civiles es la cara que tiene la Fuerza de Tarea en la comunidad. Lo que hemos hecho a través de la Fuerza de Tarea Conjunta Bravo y la Fundación Kick for Nick es vincular todas estas donaciones para niños en lugares vulnerables con programas sociales llevados a cabo no solo por la fuerza de tarea sino también por el gobierno de Honduras ", dijo Iris Medina, especialista de asuntos civiles de la FTC Bravo.

Durante uno de estos compromisos comunitarios en la ciudad de San Pedro Sula, departamento de Cortés, Honduras, Medina conoció a un niño llamado Kenneth Fernández quien al igual que Nick, tiene una gran pasión por el fútbol y sueña con ser un jugador profesional.

"Cuando conocí a Kenneth, era un niño pequeñito. Su mama me dijo que le gustaba jugar al fútbol, ​​así que tome un balón para dárselo y le conté la historia de Nick. Desde entonces he recibido llamadas de su mama y me dice que esta historia todavía tiene un impacto en él," dijo Medina.

La madre de Kenneth recuerda cómo su hijo, quien tenía 8 años en ese momento, sufría de depresión a una edad muy temprana y de cómo comenzó a esforzarse más en el deporte después de escuchar la historia detrás del balón de fútbol que recibió.

"Con un simple regalo de un balón de fútbol puede ayudar a un niño a salir de una mala situación. Esta fue su motivación y realmente lo ayudó mucho," dijo Dania Rivera, madre de Kenneth. "El bien se acuerda y dice que algún día también él también va a regalar balones y que no se le va a olvidar de dónde le nació esa motivación".

Kenneth, ahora de 13 años, tiene muchas ganas de convertirse en un jugador de fútbol profesional y entrena todos los días para lograr su sueño. Nos conocimos en la Escuela Militar del Norte en San Pedro Sula donde conoció a la Sra. Medina hace 5 años y fue presentado al legado de Nick Madaras.

"Fue aquí en esta escuela donde la Srta. Iris me regaló la pelota de fútbol. Me parecio raro que tuviera un nombre así que le pregunté qué significaba y ella me contó la historia de Nick Madaras. Ella me dijo que él era un soldado y que le apasionaba el fútbol. Durante su tiempo en Irak vio a niños que eran buenos para el fútbol pero jugaban con latas y botellas; entonces se convirtió en su sueño darles a esos niños balones de fútbol para jugar. Me inspiró por su buen corazón y su pasión por el fútbol," dijo Kenneth.

 

Deportes y jóvenes en riesgo

 

San Pedro Sula es una ciudad con gente cálida, un hermoso paisaje y una industria fuerte, pero también conocida por sus altas tasas de crímenes violentos. Esto hace que su población sea vulnerable, especialmente los adolescentes, a que estén expuestos a la actividad de pandillas desde una edad muy temprana. Los deportes pueden disminuir las posibilidades de que los jóvenes en riesgo participen en actividades ilícitas y contribuye también a inculcar disciplina y valores personales.

Kenneth se ha comprometido a convertirse en un motivador y modelo a seguir para sus amigos en la escuela, compartiendo la historia de Nick y alentándolos a jugar. También espera poder dar balones de fútbol y uniformes a niños de escasos recursos cuando sea mayor.

"Yo llevaba el balón de Nick a la escuela y mis amigos preguntaban quién era el. A algunos no les gustaba el fútbol, ​​pero una vez que les contaba la historia se ponían a jugar conmigo," dijo Kenneth. "Creo que su historia es importante por su buen corazón. A muchos niños les gustaría jugar pero no tienen un balón así que salen y hacen cosas malas. El fútbol ayuda a los niños a mantenerse ocupados y concentrados. Me sentí muy inspirado cuando escuché su historia y me motivó porque para mí el representa a un hombre con buen corazón”.

A través de este acto de bondad, la Fundación Kick for Nick causa un impacto enorme no solo en las zonas rurales de Honduras sino también en las regiones urbanas donde habitan jóvenes en situaciones de riesgo. Este regalo del corazón acerca la alegría del juego y el trabajo en equipo a los niños que de otro modo posiblemente no tendrían la posibilidad de obtener balones de futbol.

"Este es uno de los programas que atesoro en mi corazón y que he hecho mío,"dijo Medina. "Es un acto de amor hacia los demás y es un legado que Nick dejó para los niños. Ver la sonrisa de un niño es la mejor respuesta que podemos tener por lo que hacemos."

Con la inspiración del Cabo Madaras, La Fundación Kick for Nick ha distribuido más de 52,000 pelotas, superando lo que Nick pudo haber imaginado, llevando sonrisas a muchos niños no solo en Iraq sino en 47 países alrededor del mundo. Cada balón de fútbol que se entrega lleva el nombre de Nick grabado, continuando con el deseo y el espíritu de este joven soldado a través de las vidas que ha tocado con su legado de buena voluntad.

| U.S. CITIZEN TRAVELERS - COVID-19 STATE DEPARTMENT TRAVEL ALERT | If you are currently impacted by the COVID-19 travel ban and need immediate assistance call 1-888-407-4747 (U.S./Canada); +1-202-501-4444 (overseas); or contact the nearest U.S. embassy.                                     U.S. Embassy Honduras: +(504) 2236-9320