ArticleCS - Article List

Preparación del ejército estadounidense, misión humanitaria van de la mano

By Maria Pinel | Oficina de relaciones Publicas, Fuerza de Tarea Conjunta-Bravo | Aug. 4, 2017

Oficina de relaciones Públicas, Fuerza de Tarea Conjunta-Bravo —

Un equipo de personal médico del Ejército estadounidense del Centro Médico del Ejército Brooke participó en un ejercicio de entrenamiento en el Hospital Escuela y el Hospital María en Tegucigalpa, Honduras del 19 al 27 de julio, realizando procedimientos quirúrgicos traumatológicos complejos en un ambiente de recursos limitado, con apoyo logístico de la Fuerza de Tarea Conjunta-Bravo.

El grupo de cirujanos y médicos de combate se dividió en dos equipos para poder realizar cirugías en ambos hospitales simultáneamente tras recibir una orientación del Dr. Ricardo Avilés, coordinador médico de la Fuerza de Tarea Conjunta Bravo, quien también los presentó a sus contrapartes hondureñas; Después de lo cual los equipos comenzaron a filtrar los paciente y programaron las cirugías de los casos más complejos.

"Muchas de las cirugías que estamos haciendo nos preparan muy bien para lo que se ve como resultado de una lesión de explosión. Por lo general no las vemos en civiles así que podemos venir aquí y obtener un técnicas importantes que se cruzan en estas lesiones complejas que vemos solamente en el campo de batalla", dijo el Teniente Coronel (Dr.) Steven Hudak, Urólogo del Centro Médico del Ejército Brooke.

Los médicos de combate también tuvieron la oportunidad de completar rotaciones matutinas en la sala de emergencias del Hospital Escuela, hospital universitario que funciona como el principal centro de atención de salud pública en Honduras. Los equipos también rotaron en el Hospital María, hospital pediátrico público donde realizaron cirugías de urología pediátrica;  ambos equipos acompañados por cirujanos del Equipo de Cirugía Móvil del Elemento Médico de la FTC-Bravo quienes también participaron activamente.

 "La FTC-Bravo no tiene necesariamente la misma exposición a estos pacientes por lo que les da experiencia para ver otro tipo de lesiones abdominales y una comprensión más amplia de todo tipo de pacientes", dijo el Sargento Mayor Richard Russell, suboficial clínico a cargo del Centro Medico de Brooke.

“La FTC-Bravo y su Equipo de Cirugía Móvil se vuelven más eficientes en las áreas de trauma que no están acostumbrados a tratar", dijo Avilés. "Un Cirujano General está acostumbrado a hacer cirugías generales y no a urología u ortopedia, pero una vez que está en el campo de batalla es el único cirujano y tiene que ser capaz de ayudar, así que este es básicamente el concepto detrás de la misión".

Misión multifacética

La misión consistió en muchos componentes diferentes tales como urología femenina, cirugías reconstructivas masculinas y pediatricas, con la intención de enseñar al grupo de proveedores médicos y quirúrgicos cómo realizar cirugías de trauma complejas en un ambiente limitado que les ayudara en su preparación para el combate.

"La mayoría sino todo lo que vemos en la clínica aquí es un resultado directo de trauma", dijo el Dr. Humberto Villarreal, urólogo del Centro Médico de Brooke, quien participa en su tercera misión en Honduras.

"Estamos viendo traumatismo cerrado, trauma penetrante - estas son las manifestaciones tardías de esas lesiones, pero llegamos a reconstruir las lesiones de la uretra y esto tiene una aplicación directa a los pacientes que cuidamos en casa", dijo Villarreal.

Históricamente, esta misión siempre ha sido de urología, pero actualmente se está expandiendo el concepto para obtener preparación para el combate mediante la incorporación de entrenamiento pre-hospitalario con la Cruz Roja Hondureña a través de un intercambio de mejores prácticas.

 "Tenemos exposición a la formación pre-hospitalaria y nuestros cirujanos desarrollan habilidades para trabajar en un ambiente limitado - usando equipos que no están acostumbrados a usar y esto les permite pensar fuera de lo normal como lo harían en un entorno desplegado," dijo Hudak.

Colaboraciones en evolución

El Teniente Coronel Thomas Novak, oficial a cargo de esta operación y quien ha estado participando activamente desde 2009, habló sobre cómo la misión se está expandiendo continuamente y la relación de colaboración que se ha formado con los urólogos hondureños.

"Ya era una misión que estaba en su lugar con una menor huella, pero hemos ampliado el alcance de nuestras operaciones aquí", dijo Novak. "Pasamos de ser un solo equipo quirúrgico a tres equipos quirúrgicos utilizando un sitio adicional, trasladando cirugías pediátricas al Hospital María. Mucho de lo que estamos haciendo tiene una relevancia significativa, aunque no estamos tratando a los pacientes agudamente lesionados. Lo que estamos tratando de lograr es evolucionar en términos de lograr que un cirujano traumatólogo vea realmente a los pacientes agudamente lesionados”.

Los casos se seleccionan y se priorizan por su complejidad con la ayuda de contrapartes médicas hondureñas para proporcionar diferentes oportunidades de aprendizaje, tanto a los participantes estadounidenses como a los hondureños.

"Hemos tratado muchos problemas médicos que tenían una solución aparentemente difícil; Pero como equipo integrado hemos sido capaces de resolverlos ", dijo el Dr. Carlos García, urólogo hondureño en el Hospital Escuela. "Podemos decir que estos son casos que nos brindan oportunidades de aprendizaje para ambos."

 "Espero que esto conduzca a un continuo avance de nuestras propias habilidades y preparación, y espero que proporcione una oportunidad continua de colaboración con nuestros compañeros hondureños para que podamos seguir aprendiendo de ellos tanto como esperamos que ellos estén aprendiendo de nosotros", dijo Novak.

Mora quirúrgica

Los recursos limitados y la poca cantidad de urólogos, tanto para adultos como para niños, causan un retraso quirúrgico en Honduras, donde la mayoría de los pacientes atendidos en el hospital Escuela o María tienen que esperar meses si no años para una cirugía. Así como es el caso de Héctor Sánchez quien espera pacientemente en la sala de espera antes de su cirugía en el Hospital Escuela. Sanchez ha esperado 10 meses para que se repare su uretra y se le retire el catéter urinario que ha tenido que utilizar desde su accidente.

Otro paciente, ya en la sala de operaciones, está recibiendo una cirugía para retirar una bala que bloqueo su tracto urinario después de un disparo que recibió hace cuatro años. Si no fuera por esta misión, tanto él como Sánchez, así como muchas otras personas hondureñas se verían obligadas a utilizar una sonda de por vida.

"Esperamos que continuemos cada año porque es una experiencia de aprendizaje que ayuda a ambos países y fortalece nuestras relaciones", dijo García. "Siempre serán bienvenido en Honduras y les doy las gracias en nombre de las personas que han recibido este apoyo”.

Los equipos quirúrgicos vieron un total de 123 pacientes, desarrollando la posibilidad de compromisos futuros con oportunidades en formación pre-hospitalaria, brindando ayuda importante que contribuye a aliviar la mora quirúrgica para muchos hondureños con necesidad.



| U.S. CITIZEN TRAVELERS - COVID-19 STATE DEPARTMENT TRAVEL ALERT | If you are currently impacted by the COVID-19 travel ban and need immediate assistance call 1-888-407-4747 (U.S./Canada); +1-202-501-4444 (overseas); or contact the nearest U.S. embassy.                                     U.S. Embassy Honduras: +(504) 2236-9320